La Escuela Digital


          B I O G R A F Í A S

Gral. Venancio Flores.


Soliciten por el Correo las biografías que necesiten y que no encuentren en la lista.



Gral. Venancio Flores.

Nacido en 1808, el Gral. Venancio Flores fue soldado durante la Cruzada Libertadora iniciada con el Desembarco de los Treinta y Tres.

Incorporado a la vida política, era en 1839 Jefe Político del Departamento de San José cuando se desencadenaron las acciones bélicas de la Guerra Grande; entre las que participó en la batalla de Cagancha, integrando el bando victorioso.

Al comienzo del Sitio Grande, Flores fue designado Comandante Militar de San José; integrado al bando del Gobierno de la Defensa para el que combatió en la campaña y en Montevideo, lo que lo convirtió en uno de los personajes de creciente influencia de lo que comenzaba a establecerse como el Partido Colorado.

Luego de la Paz de Octubre de 1851, que puso fin a la Guerra Grande con el lema de que entre los “blancos” del Gobierno del Cerrito y los “colorados” del Gobierno de la Defensa, “no habría vencidos ni vencedores” existía un gran consenso en que el próximo Presidente de la República sería el Gral. Eugenio Garzón; pero su inesperado fallecimiento determinó que se eligiera a Juan Francisco Giró. Flores fue designado en 1852 como Jefe Político de Montevideo.

El Gobierno del Presidente Giró se caracterizó por un intento de integración de los grupos “blancos” y “colorados” - llamado “la política de fusión” - como parte de lo cual el Cnel. Venancio Flores fue nombrado Ministro de Guerra y Marina. Sin embargo, la pugna política entre ambos bandos se acentuó, siendo un factor de gran incidencia la rivalidad entre la Guardia Nacional fundada por Oribe y las unidades del Ejército, predominantemente colorado y liderado por Flores.

En medio de las graves turbulencias políticas que afectaron el gobierno de Giró, el gran ascendiente político y militar, que lo había llevado a constituirse en uno de los caudillos de las primera épocas de la vida independiente del Uruguay, determinó que en 1853, al dejar la Presidencia el Dr. Juan Francisco Giró, el entonces Cnel. Venancio Flores pasara a integrar el “Triunvirato”, conjuntamente con los Grales. Rivera y Lavalleja.

Las muertes de Lavalleja el 22 de octubre y de Rivera que venía desde Río Grande del Sur, ocurrida el 13 de enero de 1854, determinaron que en los hechos fuera Flores el que ejerciera las atribuciones del Poder Ejecutivo entre 1853 y 1854; para ser finalmente elegido como Presidente por el período complementario correspondiente al Dr. Giró, hasta 1855.

Las dificultades políticas continuaron durante ese período, produciéndose en agosto de 1955 la llamada “Revolución conservadora” promovida por grupos de “colorados principistas”, lo que determinó que Flores se instalara en la Villa de la Unión; hasta que finalmente recuperó el Fuerte de Montevideo, sede del Gobierno, con el auxilio del Gral. Oribe. caudillo blanco recién retornado al país.

Finalizado su mandato y electo Presidente Gabriel Antonio Pereira, afín a los opositores a Flores, suprimió aquel la Comandancia de Armas, cargo que ocupaba Flores.

Mientras en Montevideo crecía la influencia del caudillo blanco - el Gral. Oribe - Flores se radicó en la Provincia argentina de Entre Ríos, a mediados de 1856. Sucedido el Presidente Pereira por el Presidente Bernardo P. Berro para el período 1860-1864, la situación política continuó pautada por las rivalidades entre blancos y colorados; frecuentemente incidida por intervenciones argentinas y brasileñas.

Flores continuó interviniendo activamente en la política de la Confederación Argentina y del Uruguay, apoyando al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. En 1863 organizó una revolución contra el Gobierno uruguayo del Presidente Berro - uno de los principales impulsores de la “política de fusión” que procuraba superar las diferencias partidarias entre blancos y colorados - invocando el episodio del fusilamiento de un contingente de colorados en el Paso de Quinteros y apoyado por los gobiernos del Brasil y de Buenos Aires.

La revolución encabezada por Flores, que invadió el Uruguay el 19 abril de 1863 en el llamado “Rincón de las gallinas”, inició una extensa guerra civil. Obtuvo un importante triunfo en la batalla de Coquimbo, el 2 de junio y en Cañas el 25 de julio del mismo año; y luego de un período de intensas tratativas para un acuerdo, ocupó Florida el 4 de agosto de 1864, entrando finalmente en Montevideo el 21 de diciembre de ese año. Entonces, estableció un Gobierno Provisorio que regiría en el Uruguay entre 1865 y 1868.

Formalizada el 1 de marzo de 1965 la Triple Alianza con Argentina y Brasil, se inició la Guerra del Paraguay transcurrida entre 1865 y 1870; cuyo objetivo proclamado era deponer del gobierno paraguayo al Mariscal Francisco Solano López y asegurar la libre navegación en los ríos mesopotámicos.

El 22 de junio el Gral. Flores delegó el Gobierno Provisorio al Dr. Francisco Antonino Vidal, y tomó el mando de un importante contingente, dirigiéndose a la ciudad de Concordia, donde se reuniría con otras tropas de la Alianza para invadir el Paraguay. El contingente comandado por Flores no cruzó el Río Uruguay, dirigiéndose por sus costas orientales hacia Uruguayana en actual territorio brasileño, a donde llegaron el 18 de setiembre de 1865.

El ejército comandado por el Gral. Flores cruzó entonces el Río Paraná y en territorio paraguayo participó en las batallas de Estero Bellaco el 2 de mayo, de Tutuyí el 24 de mayo y de Boquerón el 18 de julio.

Luego de la derrota infligida por los paraguayos al Batallón Florida en la batalla de Curupayty, en octubre de 1866, mientras las acciones bélicas en el Paraguay proseguían a cargo de las tropas argentinas y brasileñas, el Gral. Flores retornó al Uruguay a finales de 1866, asumiendo como Gobernador y postergando por un año el llamado a elecciones que correspondía efectuar en noviembre de ese mismo año.

La postergación de las elecciones - realizadas en noviembre de 1867 con el triunfo de los partidarios del entonces Ministro de Flores, Cnel. Lorenzo Batlle - aumentó la oposición a su gobierno, tanto desde las filas de los llamados colorados liberales, como desde los blancos; lo que produjo diversos levantamientos armados. Decidido a entregar la Presidencia a su sucesor, el Gral. Flores la traspasó el 15 de febrero al Presidente del Senado, tal como marcaba la Constitución.

Sin embargo, ya se habían producido algunos hechos, como el levantamiento del Batallón Libertad comandado por el propio hijo de Flores, el Cnel. Fortunato Flores que aprisionaron al Cnel. Batlle; y la invasión de un contingente blanco al mando del Cnel. Timoteo Aparicio, que el 9 de febrero ingresara a territorio uruguayo cruzando el Río Uruguay. El 19 de febrero de 1868, estalló en Montevideo una revolución promovida por el ex -Presidente Bernardo Berro, que trató sin éxito de tomar la Casa de Gobierno.

Los revolucionarios rechazados, tropezaron con un contingente al mando de Flores el cual fue asesinado; mientras que poco después el propio Berro fue muerto en el Cabildo de Montevideo, donde había sido conducido como prisionero.

El período de la vida institucional del Uruguay durante el cual el Gral. Venancio Flores tuvo importante incidencia política, constituyó una etapa de gran consolidación de las bases jurídicas y de la infraestructura económica del pa÷s. Bajo su Gobierno fueron aprobados los códigos de Comercio (en 1866) y Civil (en 1868), conteniendo ambos modificaciones trascendentes en muchos aspectos de las relaciones comerciales y civiles de la sociedad, respecto de las anteriormente imperantes. En el mismo año 1868, se inauguró la primer línea de tranvías, de tracción a caballo, entre la ciudad de Montevideo y la Villa de la Unión, surgida durante el Sitio Grande.

Fue un período en el cual aumentó en gran medida la inmigración desde los países europeos, especialmente Italia, España y Francia; y se realizaron importantes mejoras en las comunicaciones, estableciéndose en 1866 la primer conexión telegráfica con Buenos Aires mediante un cable submarino, e inaugurándose en 1867 el Edificio central de la Administración del Correo; así como se otorgaron las primeras concesiones para la construcción de las líneas de ferrocarriles.



Retorno a lista de biografías