La Escuela Digital




          I D I O M A     E S P A Ñ O L

El    n ú m e r o



Pongan un Atajo (acceso directo) a esta pantalla en su tableta y utilicen este selector para ir a cada tema


En las tabletas conviene ampliar el tamaño de las letras
para pulsar los temas, golpeando dos veces la pantalla.

Concepto | Formación del plural
Aspectos especiales del plural


Concepto de número.

El número es una propiedad gramatical que afecta a los sustantivos, a los pronombres, a los adjetivos, a todos los determinantes - incluso los cuantificadores - y a los verbos.

El número tiene dos formas:

  • el singular, y el

  • plural

En los sustantivos y en los pronombres, el número es una expresión directa de cantidad: indica si se trata de uno o de más de uno.

En las demás palabras, lo que en la gramática se llama la flexión de número es solamente una expresión de su concordancia con el número del objeto a que se refiere la oración; lo que también ocurre, en los casos en que el objeto no es mencionado expresamente, a través de esa flexión: Llegaron tarde.


Hay algunas palabras que no tienen número:

  • Las que tienen género neutro: ello, esto, eso, aquello, qué, nada, lo. En el caso de sustantivos de género único, pueden igualmente tener número: libro, libros; sombrero, sombreros; acera, aceras.

  • Algunos cuantificadores que no son neutros: alguien, nadie, cada.

También hay nombres que solamente tienen singular, o plural: Ejército, arena.

Las palabras que significan números mayores que uno, igualmente tienen plural cuando corresponde al contexto en que son empleadas: Tenía doble par de sietes y nueves (en un juego de barajas).

En los adjetivos, y en otros calificantes de los sustantivos, la indicacón de género - como así también la de número - no tiene significado semántico, sino que sirve solamente para marcar la concordancia con el sustantivo o el pronombre.

Ir al principio


Formación del plural

La flexión de número no tiene especialidades respecto del singular; por lo que el estudio queda referido a las variaciones gramaticales en cuanto a la formación del plural.


Forman el plural adicionando s:

  • Los nombres terminados en vocal átona y en á é, ó tónicas: casas, calles, yanquis, libros, tribus, sofás, cafés, platós.

  • Las palabras agudas terminadas en diptongo: bonsáis.

  • Los sustantivos terminados en consonantes excepto en y: azimut, azimuts; cenit, cenits; mamut, mamuts; tic, tics; tictac, tictacs.

  • Los gentilicios y nombres de etnias: guaraníes, israelíes, hindúes.

  • La mayor parte de los monosílabos terminados en vocal: pies, pros, tés.

  • Las palabras compuestas, los nombres propios, las abreviaturas, las siglas y las provenientes de otros idiomas.


Forman el plural adicionando es:

  • Los sustantivos terminados en las consonantes l, n, r, d, z, j: cónsules, mieles, leones, caracteres, tutores, paredes, peces, relojes.
    Los sustantivos esdrújulos acabados en consonante, frecuentemente cambian el acento: especímenes, regímenes.

  • Los sustantivos terminados en y: ley, leyes; rey, reyes; ay, ayes; convoy, convoyes; buey, bueyes.

  • Los sustantivos agudos o monosílabos terminados en s o x: autobuses, compases, reveses, toses, boxes, faxes.

  • Las letras vocales: aes, es, íes, oes, úes; y las consonantes, incluyendo la y (ies griegas); salvo la q (cus) y la k (kas).

  • Las palabras yo, no, si: yoes, noes, síes

Debe evitarse las formas incultas de los plurales: pieses, mamases, cafeses, manises, y similares.


Forman el plural adicionando indistintamente s o es:

  • Las palabras terminadas en í o ú tónicas: alelíes, alelís; bisturíes, bisturís; esquíes, esquís; jabalíes, jabalís; maniquíes, maniquís; rubíes, rubís; bambúes, bambús; gurúes, gurús; tabúes. tabús.


Permanecen invariados en el plural:

  • Los sustantivos no agudos ni monosílabos terminados en s o x: las dosis, las síntesis, las tesis, los lunes, los tórax, los clímax, los bíceps, los fórceps.

  • Algunas palabras terminadas en as: gilipollas, cercanías.

  • Los apellidos se mantienen en singular; salvo cuando se alude a ellos como expresivos de una dinastía: Los otros López, Los Pérez de la guía; los Borbones de España.

  • Las palabras terminadas en s que permanecen en su forma originaria del latín, que están incorporadas al idioma; ángelus, cactus, campus, lapsus, rictus, tifus.
    En los casos de otras palabras que mantienen su forma del latín, siguen las reglas generales según terminen en las consonantes t, m: déficits, hábitats, superávits, quórums, réquiems, ultimátums, vademécum; no obstante, el plural de memorándum es memoranda.


Las palabras compuestas, cuando forman una palabra única, hacen el plural como si fueran simples; o sea que solamente se modifica su parte final: bocacalles.

La misma regla se aplica a las palabras compuestas formadas por adjetivo y sustantivo, o a la inversa: aguafuertes, cañabravas, caraduras, cubalibres, tiovivos; buenaventuras, cortometrajes, purasangres, quintaesencias.

También se aplica la forma de plural en esa forma, en las palabras formadas por dos adjetivos, ya se escriban separados por guión o unidos: judeo-cristianos, socio-laborales, democrático-republicanos.

Algunas palabras compuestas por un calificante, hacen lo que se denomina plural interno: modificando solamente éste: cualquiera, cualesquiera; quienquiera, quienesquiera. En otros casos, puede existir la forma unificada o no: mal humor, malos humores - malhumor, malhumores; mal trato, malos tratos - maltrato, maltratos.


Las expresiones compuestas por dos sustantivos que se escriben separados pero constituyen una unidad por su significación, solo se forma plural en el primero: años luz, buques escuela, cafés teatro, ciudades dormitorio, globos sonda, hombres rana, niños prodigio, operaciones retorno, peces espada, sofás cama.

Las expresiones compuestas de nombre y adjetivo ponen en plural sus dos componentes: segmentos: boinas verdes, , cabezas rapadas, pieles rojas.

Las expresiones compuestas de verbo y sustantivo se forman generalmente a partir de sustantivos en plural: lavaplatos, sacacorchos, por lo que no se alteran para formar el plural.

Las expresiones compuestas formadas a partir de un sustantivo singular, forman plural como ese sustantivo: tragaluz, tragaluces.


Los sustantivos macho y hembra no toman plural cuando califican otro sustantivo: las panteras macho, los avestruces hembra.

Ciertos sustantivos pueden emplearse como adjetivos de otro sustantivo; en cuyo caso cabe la posibilidad de que formen plural, o no: aviones espía, aviones espías; buques fantasma, buques fantasmas; discos pirata, discos piratas; empresas líder, empresas líderes; momentos clave, momentos claves; países satélite, países satélites; programas piloto, programas pilotos; situaciones límite, situaciones límites.

Lo mismo ocurre con los sustantivos de color: camisas rosa, camisas rosas; faldas malva, faldas malvas.


Una forma especial de plural es la que se aplica en las expresiones que abrevian mediante sus letras iniciales, denominaciones institucionales, lo que realiza duplicando las letras: Bibliotecas Municipales - BB. MM.; Juegos Olímpicos - JJ. OO.; Relaciones Públicas - RR. PP.; Sociedades Anónimas - SS. AA.: Estados Unidos - EE. UU.; Autores varios - AA. VV.

Ir al principio


Aspectos especiales del plural

El plural mayestático

Un tipo especial de plural, es el plural mayestático; en el cual, aunque el que se expresa es una persona individual, lo hace en plural.

El fundamento del plural mayestático emana de que sea utilizado por quien ejerce, precisamente, una majestad; como ocurre cuando un Rey habla a nombre de su Nación, o cuando el Papa lo hace a nombre de la Iglesia Católica.

Existe otra forma de emplear el plural mayestático, cuando quien lo utiliza no lo hace por sí mismo, sino que lo hace dirigiéndose a quien inviste esa calidad de majestad o en estilo diplomático; lo cual se hace empleando la forma Os recibimos...


El plural de modestia

Otra forma impropia del empleo del plural por oradores individuales, se designa como plural de modestia; caso en el cual el orador - paradójicamente - principalmente al emitir lo que presenta como opiniones personales, procura eludir hablar en primera persona en demostración de modestia y para evitar el tono imperativo de sus apreciaciones y no dar impresión de soberbia.

Es una forma de expresión que se emplea corrientemente en las alocuciones y textos de carácter político y académico.


La preferencia por el singular

Cuando en el uso del idioma algunos sustantivos, que tienen forma de singular y plural, se utilizan solamente en singular, se les denomina singularia tántum.

Esa circunstancia se debe a que son palabras en las cuales su significado determina que sea imposible expresarlo en plural, por lo cual también se les denomina singulares inherentes: canícula, caos, cariz, cenit, grima, oeste, salud, sed, tez, tino, zodíaco., entre otros.

No obstante, desde el punto de vista morfológico no hay obstáculo para aplicarles la forma de plural, si así fuera adecuado en el contexto de la oración.

Ese uso singular ocurre igualmente en numerosos casos en que un sustantivo forma parte de una locución compuesta: agachar el lomo, dar asco, empinar el codo, llevar la batuta, montar en pelo, montar en cólera, perder el tiempo, rascarse la barriga, tocar fondo, entre otros.


La preferencia por el plural

Cuando en el uso del idioma algunos sustantivos, que tienen forma de singular y plural, se utilizan solamente en plural, se les denomina pluralia tántum, o plurales inherentes.

En este caso, no se trata - como en el anterior - de una resultancia del significado de las palabras, sino de los usos idiomáticos: para mis adentros, albricias, los anales parlamentarios, en tus andadas, en unos andurriales, llevaron comestibles, corto de entendederas, se hicieron las exequias, vivir a sus expensas, tiene facciones de chino, abrió sus fauces, hice gárgaras, tengo ojeras, etc.

La lista de las palabras que se utilizan como plurales inherentes es extensa:

    De alimentos — comestibles, espaguetis, ravioles, masitas, bizcochos, sandwiches, saladitos, papas fritas, provisiones, vituallas, víveres.

    De objetos diversos — bártulos, enseres, trastos, útiles.

    De dinero — dietas, emolumentos, finanzas, fondos, honorarios, ingresos.

    De actitudes — arrumacos, cariños, maneras, mañas, modos, modales.

    Del matrimonio — desposorios, esponsales, nupcias.

    De acciones previas — preliminares, preparativos, prolegómenos.

    De lugares — afueras, aledaños, alrededores, andurriales, proximidades.

    De cosas pequeñas — añicos, escombros, residuos, restos, trizas.

    De partes anatómicas — entrañas, fauces, sesos, tragaderas.

Ese uso plural ocurre en numerosos casos en que un sustantivo forma parte de una locución compuesta, que puede ser de diverso tipo:

    Nominal — agachar el lomo, dar asco, empinar el codo, llevar la batuta, montar en pelo, montar en cólera, perder el tiempo, rascarse la barriga, tocar fondo, artes marciales, cuidados intensivos, frutos secos, ejercicios espirituales, a pies juntillas, las manos en el fuego, entre otros.

    Verbal — ajustar las cuentas, andarse con rodeos, irse por las ramas, atar cabos, calentar los cascos, cerrar filas, colgar los hábitos, dar largas, echar chispas, estar a las duras y a las maduras, guardar las apariencias, hablar hasta por los codos, hacer buenas migas, hacer las paces, hacer pucheros, ir de compras, lavarse las manos, no estar en sus cabales, no tener dos dedos de frente, pasar apuros, perder los papeles, ponerse las botas, mesarse los cabellos, rasgarse las vestiduras, dar las gracias, sacar de sus casillas, ver las estrellas, volver a las andadas, y muchas otras.

    Adjetiva o adverbial — a carcajadas, a duras penas, a gatas, a grandes rasgos, a medias, a tiros, con cajas destempladas, con pelos y señales, en aprietos, en ayunas, en cuclillas, en cueros, en mantillas, en resumidas cuentas, por las dudas, por si las moscas, entre otros.

    Proposicional — a lomos de, con miras a, entre otros.

Una característica de estos plurales inherentes, es que son cuantificables (muchos, cuantos, algunas, pocas), pero no son individualizables ni pueden enumerarse.

Un tipo especial de palabras en plural, son las que designan elementos necesariamente compuestos por dos partes; en las cuales el plural tanto sirve para designar a uno de ellos, como a varios: alforjas, alicates, andas, bigotes, bridas, calzones, cortinas, esposas, gafas, lentes, anteojos, grilletes, narices, pantalones, pinzas, prismáticos, riendas, tenazas, tijeras.

Ir al principio



Retorno al Indice temático de Idioma Español



Avance